Si es deseo de Dios

Una noche Nasrudin dice a su esposa:

"Mañana, se el tiempo es bueno, labraré el campo. Si llueve iré al bosque a recoger leña para el fuego."

"Dí, 'Inshallah' (si es deseo de Dios) como diría todo buen crente!", contestó la esposa.

"Porqué?", expresó Hodja desafiante. "Aunque llueva o no, ya me decidido que voy a hacer en los dos casos!" 


Al día siguiente el sol brillaba, entonces Nasrudin se dispuso a labrar el campo. En el camino encontró a um grupo de soldados a quienes le perguntaron:

"Oye, hombre vieio, como podemos hacer para llegar al próximo pueblo?"


"No me pregunten, no lo sé!"... Nasrudin tenia mucho trabajo y no quería perder el tiempo con explicaciones. 

Entonces los soldados le dijeron: "Bueno, veremos si podemos ayudarte". Y ellos comenzaron a pegarle com sus garrotes.

"Ahora me acuerdo!", replicó Hodja gritando.    


"Entonces condúcenos allí"! le dijeron.

El pueblo más próximo estaba bastante lejos y en el camino comenzó a llover, y en el momento en local de destino, él estaba embarrado, empapado y dolorido.

Regresó a su casa después de la medianoche exausto y golpeó la puerta.


"Quién és"? contestó la esposa.

"Soy yo, Nasrudin, Inshallah!!!"



 

Postagens mais visitadas deste blog

O Cavalo Mágico

O ELEMENTO INESPERADO

O Mestre da Opção